Nuestra Identidad, Nuestra Comunidad: La Crónica de un Nombre

“El cuidador le abre y las ovejas escuchan su voz; llama por su nombre a cada una de sus ovejas y las saca fuera.” (Juan 10, 3)

Chinese / English / Español / Française / Italiano / Portugues

Mientras nuestra Red continúa su desarrollo y construcción, hemos hecho contacto con varias comunidades LGBTI Católicas alrededor del mundo. Muchas de ellas han estado por más de 20 años y otras tienen menos de 5 años de existencia, pero todas ellas comparten algo: La necesidad de un nombre representativo y especial. “Es como la Carta de Identificación y se relaciona también con su Carisma. Le da un nombre, un tono especial, y marca un norte común. Así es como puedes distinguirnos de otras comunidades o colectivos, cada una con identidad y significado, pero todas capaces de converger en diferentes formas de comunión”, dice Aníbal Neves de CaDiv (Caminhar na Diversidade / Caminar en la Diversidad).

Una tendencia común es reconocida en cada historia particular. Sin nombre, consideraban que no tenían un sentido de pertenencia o identidad, hasta que la madurez del grupo finalmente clamó por uno. Tormentas de ideas, para la elección, usualmente consideran incluir una declaración, criptica o no, sobre su misión compartida dentro y fuera de la Comunidad Católica. ¿Por qué es importante tener un nombre que implica al todo de una organización? ”En la época que nuestro grupo fue fundado, una muy popular y exitosa obra musical se presentaba en Londres, llamada El Señor de la Mancha. Una canción muy popular de la obra se titulaba El Sueño Imposible (The Quest / La Búsqueda). Esta canción parecía decir mucho sobre lo que nuestros fundadores esperaban alcanzar cuando se reunieron para comenzar un grupo de hombres y mujeres gay.”, se refiere Ruby Almeida de Quest.

Los nombres propuestos están usualmente conectados con sus experiencias locales con la Iglesia y testimonios de vida, como grupo o individuos. Procesos muy democráticos o de discernimiento parecen ser el método regular para la elección final, no sin mayores revisiones (lo que nos recuerda como somos parte de la misma Iglesia que llama a Concilios). “Cuando el nombre fue discutido, muchos elementos fueron importantes. Un punto en que el fundador quiso poner énfasis fue en poner al homosexual en lugar de la homosexualidad como centro”, comenta Michael Brinkschroeder de Homosexuelle und Kirche (Homosexuales y la Iglesia). Como resultado, una vez que observamos el mapa global de grupos Católicos LGBTI, podemos también reconocer que hay al menos 3 grandes categorías de nombres:

Esto es lo que somos: Comhoca (Comunidad de Homosexuales Católicos), Diversidade Catolica (Diversidad Católica) y Vowwek (Voces de Mujeres en Kenia Occidental) son mayoritariamente acrónimos pero también resumen una referencia simple, honesta y sin lugar a dudas sobre su origen y esencia. “Debemos ser verdaderos testigos de Jesús y llevar el Evangelio al interior de la Iglesia, pero también al colectivo LGBTI. De la misma forma que no podemos negar la incomprensión y discriminación histórica sufrida por las personas LGBTI, tampoco podemos hacerlo sobre quienes somos”, indica Oscar Manuel de Crismhom (Comunidad de Cristianos Homosexuales de Madrid).

Un Sueño y una Visión: Estas comunidades describen su búsqueda como un constante caminar inspirado por Jesús mismo, quien se desplazó de pueblo en pueblo al encuentro de la gente. Ellos ven este viaje como un proceso de constante y continua conversión, dentro de sus comunidades, la Iglesia y la sociedad. “Nuestros fundadores tomaron la frase ´Nuevos Caminos´ de una carta pastoral titulada ´Sexualidad: Un Don de Dios´. Consideraron que aplicaba al ministerio de justicia y reconciliación que establecieron en 1977”, explica Francis de Bernardo de News Ways Ministry (Ministerio de Nuevos Caminos).  Acceptance Sydney / Melbourne (Aceptación), Dignity USA (Dignidad USA), niji TOMO (Candelabro y Arcoíris), Cammini di Speranza (Sendero de Esperanza) y Wiara i Tecza (Fe y Arcoíris) son representativos de este grupo.

Basado en el Evangelio y la Tradición: David y Jonathan, Efetá, Ichthys o Logos son más que palabras de fácil recordación para los Cristianos, pues tienen un significado que también se puede conectar con el testimonio LGBTI. “La inspiración para este nombre vino del texto Bíblico en Lucas 15, 1-2; 8-10, cuando la mujer encontró su moneda perdida y llamó  a sus amigos para regocijarse junto a ella. Para los primeros miembros, la moneda perdida, el Drachma, representa a aquellas personas que han estado alineadas debido a su orientación sexual y/o identidad de género, y el eventual descubrimiento posterior de la alegría de pertenecer e integrarse”, dice Chris Vella de Drachma.

¿Cúal es el nombre de tu comunidad o grupo? ¿Crees que su nombre e sparte de los ejemplos nombrados? Conoce otros grupos de cuidado pastoral LGBTI o asociaciones en la lista de Grupos Aliados a la GNRC de nuestro sitio Web.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

5 Responses to Nuestra Identidad, Nuestra Comunidad: La Crónica de un Nombre

  1. Pingback: A Chronicle of a Name | Global Network of Rainbow Catholics

  2. Pingback: Our Identity, Our Community: The Chronicle of a Name | Global Network of Rainbow Catholics

  3. Pingback: 我们的身份,我们的团体:一个名字的编年史 | Global Network of Rainbow Catholics

  4. Pingback: Notre Identité, Notre Communauté: la Chronique d’un Nom | Global Network of Rainbow Catholics

  5. Pingback: La nostra identità, la nostra comunità: La cronaca di un nome | Global Network of Rainbow Catholics

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *