Dadme Justicia: John Kashiha

English / Español / German / Portugues

John Justin Kashiha (32) de Tanzania tiene un título universitario, pero ya perdió cinco empleos debido a ser gay. La criminalización de su sexualidad trae muchas dificultades a su vida: “A veces me gustaría que Dios me muestre cómo lidiar con ser rechazado y discriminado”.

“Sabes, puedes ser quien eres”

Tenía nueve años cuando le dije a mi madre que soy gay. Ella pensó que estaba teniendo un demonio dentro de mí. Ella me envió a iglesias, incluso a médicos brujos, curanderos y hasta al hospital. Estaba sufriendo mucho por la forma en que mi madre reaccionaba a esta situación. Pero ahora, puedo entender cómo se sentía ella. Debe ser muy difícil entender una orientación sexual si no eres parte de ella. Continuamos hablando, ella siguió escuchándome y, finalmente, me dijo: “Sabes, puedes ser quien eres”. Todo lo que necesitas es comprender el contexto en el que estás viviendo y, además, respetarse a sí mismo para que otros también sepan cómo respetarte. Pero recordar que: debes estudiar mucho y trabajar duro para que nadie pueda hacerte ningún daño ”. Esto es lo que hice. Tengo una maestría en desarrollo comunitario y salud pública, y ahora soy candidato a un doctorado.

La sociedad es altamente homofóbica.

Incluso para mi madre no fue fácil de entender: no hay información relacionada con ser gay o lesbiana en Tanzania. Mi madre no fue a la escuela el tiempo suficiente como para poder procesar la información de Internet. Así que solo tenía en mente los prejuicios de los que había oído hablar. Ella estaba realmente luchando duro para aceptar mi sexualidad. En Tanzania, en general, la sociedad es altamente homofóbica y altamente discriminatoria. Tuve suerte porque tuve una relación muy cercana con mis padres, pero sé que hay muchas otras personas LGBT que están luchando mucho más para contarles a los miembros de la familia.

La criminalización conduce a una mayor tasa de VIH y suicidio

La ley en Tanzania nos juzga oficialmente como criminales. Todavía es ilegal tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo. Recientemente, muchos activistas fueron arrestados. A medida que pasan los días, la situación es cada vez más difícil. Se está poniendo peor. Pone a las personas en riesgo, no solo en el riesgo del VIH, sino también en términos de violaciones y, en ocasiones, de suicidio. Las personas sufren mucho trauma porque no tienen a nadie con quien hablar. Son torturados, golpeados en las calles, chantajeados. Y también son rechazados por los servicios públicos, por ejemplo. Es posible que se le rechace la atención médica en el hospital porque dicen que “este no es un hospital para personas gays”. Obviamente, no hay un hospital para personas homosexuales, pero ahora, algunas organizaciones intentan brindar atención médica a las personas homosexuales debido a eso. En cualquier momento y en un espacio público, cuando una o más personas entienden que eres gay, ya estás expuesto al peligro. Las personas son expulsadas de sus casas. Tuvimos 38 casos en nuestra organización durante los últimos 8 meses en que personas fueron expulsadas de sus hogares y trabajos. Me han expulsado de 4 o 5 empleos debido a mi sexualidad. Experimenté mucha discriminación en los lugares de trabajo. Fui arrestado recientemente por siete días.

Dios sabía que yo sería gay

Tengo momentos en que le pregunto a Dios: “¿Por qué yo? ¿Puedes decirme el secreto que hay detrás? “, porque estoy pasando momentos muy difíciles mientras que otros no, solo por lo que soy. No quiero quejarme preguntando “Por qué yo”, prefiero que Dios me muestre el “¿por qué?” y el camino. ¿Cómo salgo de esta circunstancia? ¿Cómo puedo aprender a lidiar con los altibajos de ser rechazado, discriminado y violado? No elegí ser de esta manera. Fue Dios quien eligió esto. Él me conocía antes de ser creado. Sabía que me convertiría en gay y que enfrentaría muchos desafíos. A veces les digo a personas: se trata de perdonar, olvidar y seguir adelante. Hay algunas preguntas para las que nunca obtendrás la respuesta.

La Iglesia debe ser un lugar de paz.

Hay una discriminación muy alta de gays y lesbianas en la iglesia. Las iglesias en África presumen que la homosexualidad no existe. Tenemos un gran temor de abordar esta situación porque tenemos miedo de perder la aceptación de los otros miembros de la iglesia. Pero, ¿quiénes son los miembros de la iglesia? ¿Y quiénes son los homosexuales? Hay muchos miembros de la iglesia que son homosexuales. Creo que es el momento adecuado de parar de hacer las cosas como lo hemos hecho siempre y comenzar a pensar en la inclusión y la bienvenida. La iglesia es un lugar pacífico y armónico donde no hay necesidad de discriminar, de rechazar, porque como cristianos este no es nuestro papel. Nuestro papel es amar y acoger al otro. Condenando, rechazando y juzgando es como dejarle la responsabilidad a Dios que nos creó precisamente para eso. Todos nosotros somos seres humanos y todos los seres humanos podemos cometer errores.

“¡Nunca me impedirán de ir a la iglesia!”

Solía ir a la iglesia todas las semanas. Pero después de que el sacerdote de mi iglesia entendió que soy gay, me dijo: “no queremos verte más aquí porque eres un pecador”. Después de esto, no dejé de ir a la iglesia. Cada vez que estuve allí le dije al sacerdote: “Dios sabe lo que creó. Nunca me impedirás venir a la iglesia”. Pero al final dejé de ir, de todos modos. Sentí que si continuaba yendo a esta iglesia, crearía una distancia entre mí y el Dios en el que yo creo. Es mejor orar en casa. Dios está en todas partes y escucha desde cualquier lugar.

Eventualmente nos tendrán que aceptar.

Creo que habrá una gran transformación en mi país, le guste o no le guste a la gente. Esto va a pasar. Así es que es mejor que ellos den un paso adelante y pensar de manera diferente. Eventualmente tendrán que aceptar e incluir a gays y lesbianas. Pueden imponer las leyes más duras, pero no pueden impedir que las personas sean quienes son.

This entry was posted in Testimony. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *