Dadme Justicia: Joanita Ssenfuka

English / Español / German / Portugues

Joanita Warry Ssenfuka (35) es de Uganda y es ingeniera de telecomunicaciones y activista.

Le pedí muchas veces a Dios que me perdonara por lo que fuese

A los siete años me atrajo mi mejor amiga. Vivíamos juntas; crecimos juntas. A los catorce años me di cuenta de que ese sentimiento no era normal; obtuve la definición de que mujeres que se sentían atraídas por las mujeres, y entendí que yo era algo que se le llama “lesbiana”, ¡lo cual no quería ser! Intenté tantas cosas para cambiar esto: recé, ayuné. Le pedí muchas veces a Dios que me perdonara por lo que fuese, no lo sabía muy bien. Leí algunos libros acerca de personas que se van al infierno por sentirse atraídas por personas del mismo sexo. Esa fue mi educación católica, y por lo tanto pasé por todas las etapas como niña católica. Estaba muy amargada conmigo misma por mis sentimientos. Me puse de novia con un chico, porque pensé que debía intentar entender cómo se siente. Pero en el camino entendí de que esto terminaría ya sea odiándote a ti mismo u odiando a la otra persona. Así que decidí quedarme con mis verdaderos sentimientos y tal vez no estar con nadie, porque era un pecado. Traté de ir a diferentes iglesias, traté de sacar al “diablo”, pero no funcionó.

Todos somos pecadores de alguna manera.

Cuando me di cuenta de que mis sentimientos nunca cambiarían, comencé a entenderme por primera vez. Me dije a mi misma que Dios siempre supo que yo era lesbiana; que a partir de ese momento comencé a crecer en el vientre de mi madre. Y él no terminó el embarazo de todos modos. Entonces, llegué a la conclusión de que mi vida tiene un propósito.

Dios dijo: ama al pecador, odia el pecado. Me di cuenta de que muchos están usando la Biblia para demonizar a las personas como yo. Al mismo tiempo me di cuenta: un pecado es un pecado. Y todos somos pecadores de alguna manera, si mientes, o si robas, solo eres un pecador como todos los demás. Cualquiera que me juzgue es un pecador como yo. Si es mi madre, mi hermano, mi hermana, quien sea, no me importa. No dejaré que nadie me juzgue por quien soy. No fui yo quien decidió ser lesbiana. Cuando comencé a darme cuenta de mis sentimientos, era joven, ¡era una niña! No sabía nada acerca de los pecados. Pero entendí: este yo soy. Siempre he sido eso, y siempre lo seré. Comencé a aceptarme, ¡y funcionó bien! Comencé el activismo diciéndome a mí misma: tengo que empezar a vivir sola, y debo ayudar a otras personas que son como yo. Así comencé a ser abierta sobre mí misma y a defender mi posición.

Violaciones Correctivas

Uganda es un lugar peligroso para vivir para las personas LGBT. Hay muchas lesbianas en Uganda que están siendo violadas como una forma de corrección. Pero esto se hace de manera encubierta, silenciosa, porque la mayor parte del tiempo lo hacen miembros de la familia. Ellos piensan: “Ella nunca tuvo relaciones sexuales con un hombre, y es por eso que tiene sentimientos sexuales hacia sus compañeras”. No diría que esto es peor o que tienen suerte porque están “simplemente” violadas y no son asesinadas. Vives con ese dolor por el resto de tu vida, especialmente cuando no puedes hablar de ello en público para obtener justicia.

Tu vida nunca será la misma

El proyecto de ley contra la homosexualidad que primero previó la pena de muerte y luego la prisión de por vida fue anulado, pero puede regresar en cualquier momento. Si bien la situación legal ha cambiado, hay un aumento en los casos: entre 2014 y 2015 hay un alto aumento de arrestos debido a la homosexualidad que tuvo lugar. La policía sigue utilizando la antigua ley colonial contra el “conocimiento carnal (…) contra el orden de la naturaleza” para arrestarlo y exponerlo a los medios de comunicación. Cuando te meten en la cárcel, usan otra razón, si algún abogado pregunta: como vagabundos o excitación de molestia pública: esas son las cosas que están escritas formalmente en tu declaración. Cuando te exponen a los medios de comunicación, dicen: “¡Esas personas están anunciando la homosexualidad, están reclutando a nuestros hijos!”. Después de que tu rostro recorriera los medios y fuera marcado como homosexual, tu vida nunca será la misma, incluso si la policía liberarte. Lucharás por encontrar un lugar para vivir. Muchos son repudiados por sus familias. Si aún eres un niño o un adolescente, nunca podrás obtener más educación. Si alguien en tu escuela entiende que eres gay, serás expulsado. Si tu familia te repudia, es muy difícil ganar dinero. En ese momento, nuestra organización Freedom and Roam Uganda intenta crear conciencia y capacitar a los miembros para que puedan mantenerse con vida.

Lo único positivo es que todo el país comenzó a hablar sobre la homosexualidad y todos saben ahora que los homosexuales realmente existen. Antes, mucha gente pensaba que cualquier persona homosexual no puede ser de Uganda, no existe en Uganda.

Sólo el diálogo con la iglesia hará posible el cambio.

La iglesia debe estar allí para protegernos, a cada cristiano, a cada uno, a cualquier ser humano. Es su papel hablar contra la injusticia y contra la violación de los derechos humanos. En lugar de eso, la iglesia formó parte de un comité que decidió crear el proyecto de ley contra la homosexualidad. Así que apoyan la violencia contra la humanidad. Eso es tan diferente de lo que se supone que es. Tenemos más pastores que médicos o enfermeras en Uganda. Tenemos más iglesias que hospitales. Muchos de ellos predican el odio contra los homosexuales. Tienen muchos seguidores escuchándolos.

Para cambiar la situación general de las personas LGBT en Uganda, debemos concentrarnos en tener diálogos con diferentes personas en la Iglesia. Tenemos que hacer mucha sensibilización y trabajar juntos con la iglesia. Esto es lo que hará posible el cambio. Es un largo viaje, pero paso a paso lo lograremos.

This entry was posted in Testimony. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *