Dadme Justicia: Alicia Nalunkuma

English / Español

Alicia Nalunkuma (23) de Uganda es una bailarina y activista por la Igualdad Transgénero. Nacida como un niño, siempre se sintió como una niña. Desde la infancia enfrentó un enorme dolor y tristeza. Como Cristiana practicante, aún así la Iglesia Católica la rechaza.

Atrapada en su propio cuerpo

No me siento mal, porque esto es lo que soy. Me sentía como una niña desde la infancia. Solía ​​usar los vestidos de mis hermanas, de mis amigas. Ser una persona trans se manifiesta desde la infancia. Se siente como estar atrapada en tu propio cuerpo, pero se siente pero al ser expulsada, no importa a donde vayas, al ser discriminada.

Cada escuela que fui, me acosaban

No fui a la escuela por mucho tiempo. Solía ​​ser acosada en la escuela debido a mi identidad de género, porque la gente no entendía quién o qué era yo. Así es que tuve problemas con los maestros: ¿Por qué estás actuando como una mujer? Yo ya era diferente antes, pero mis maestros pensaron que podría cambiar. Pero cuando crecí y nada cambió, incluso mis padres me llevaron a un centro de rehabilitación para cambiar. Traté de adoptar costumbres, pero nada funcionó. Tenía 10 años cuando me expulsaron de la escuela por primera vez. Después de esto, a cada escuela fui me acosaban. Tuve que cambiar de escuela todos los años, lo mismo me pasaba cada vez.

Cuando me expulsaron de la escuela a la edad de 14 años, la última vez, mis padres se cansaron y me dijeron “no podemos pagar las cuotas escolares más.” Así es como perdí mi educación.

Yo era muy joven, me sentí mal porque pensé que mis padres estarían allí para mí, pero no pudieron. En su lugar, me llevaron a una escuela de baile – un lugar donde los huérfanos pueden vivir y ser entrenados como bailarines tradicionales profesionales. Desde el momento en que entré en la escuela de baile, mis padres dejaron de darme cualquier ayuda.

El trabajo sexual era la única oportunidad que tenía de sobrevivir

Después de mis ensayos en la escuela de danza, me vestía y salía a la calle. Desde hacía un tiempo, yo trabajaba como camarera y bailarina en un Sexclub. No está permitido trabajar en un lugar así como hombre, pero yo estaba vestido como una chica, con mi pelo, mi vestido, mis tacos altos, ¡todo el mundo veía a una chica en mí! Una noche mi jefe entró en mi habitación, pues quería tener sexo conmigo. Me negué porque sabía quién era yo. Intentó violarme. Mientras luchábamos, me tocó entre las piernas y sintió algo más de lo esperado. Él luego llamó a la policía y el periódico. No le dijo al periódico que él estaba tratando de violarme, por supuesto. La única cosa que dijo fue: “Este chico está fingiendo ser una mujer”. Yo tenía dieciséis años en ese momento. Mi cara se vio en todo los Medios. Esa fue la razón por la que nunca fui empleada como bailarina nuevamente. Sólo quedaba una alternativa: Empecé a ejercer el comercio sexual. Esa fue la única oportunidad que tuve para sobrevivir.

“Somos muchos, somos como tú”

La gente de Uganda no hace la diferencia entre una persona trans y una persona homosexual. Cuando aparecí en las Medios, lo que quedó en la opinión pública era de que yo soy una persona homosexual – lo cual no es así, pues como soy una chica, sólo duermo con hombres. La mayoría de la gente ni siquiera sabe lo que significa ser transgénero. Hace algunos años hubo intentos de introducir el proyecto de ley contra la homosexualidad con penas de prisión de por vida para las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo. Esta ley fue anulada oficialmente. Aun así, las personas usan las leyes previas que aún se encuentra vigentes.

En una ocasión me llevaron a la cárcel al suponer que era homosexual. Entonces, la organización en que ahora participo vio las noticias en la televisión. Ellos vinieron por mí a la estación de policía para darme apoyo legal. Arreglaron para sacarme de la custodia policía. Desde entonces, mi organización realmente ha estado allí para mí. Incluso en el momento en que quise suicidarme, dijeron “no, no te mates, somos muchos. Somos como tú, vas a vivir una larga vida.” Ellos han estado allí para mí; me apoyaron en todas y cada una de mis luchas. Ellos son como mi familia ahora, mi madre, mi padre, mis hermanas. Mis hermanos transgéneros son como mi familia ahora.

Nadie quiere relacionarse con personas trans

Yo no tengo una pareja, porque todavía soy una trabajadora sexual. De todos modos en Uganda la gente no quiere relacionarse con personas trans. Incluso a las personas homosexuales no les gusta ser visto con las personas trans. Ellos no caminan con nosotros en la calle. Ellos no quieren hablar con nosotros. Así que sólo puedo estar con mis compañeros trans y mis colegas que son trabajadoras sexuales femeninas.

Una fuerte relación con el vecindario para sobrevivir

Yo vivo en una casa de una habitación en los barrios pobres de Kampala. Es muy peligroso vivir allí, pero las personas a mi alrededor cuidan de mí. Si me pasa algo, ellos estarán allí para ayudarme. En el centro de la ciudad de Kampala, la gente nos discrimina como personas transgénero en las calles. Nos abofetean o dicen cosas como “no queremos que personas como usted en nuestro país” o “te vamos a matar”. Fue necesario construir una fuerte relación con mi barrio para sobrevivir. Si alguien allí tiene un problema, voy y ayudo. A veces ayudo a lavar los platos a los vecinos, o enseño a sus hijos bailes tradicionales.

No hay leyes para proteger a las personas trans

En Uganda, hay una alta discriminación contra las personas LGBTI, pero la situación es aún peor para las personas transgénero. No tenemos leyes que realmente nos protejan. En este momento, tratamos de hacer algo defensa legal para las personas transgénero. Al parecer hemos sensibilizado a la policía a favor de las personas trans; en nuestra organización hemos hecho mucho trabajo para informarles sobre cuestiones transgénero. Desde entonces, la policía ha sido un apoyo hacia las personas transgénero, especialmente en el último tiempo. Al menos, ya no he sido nuevamente arrestada. También en los establecimientos de salud hemos tratado de crear conciencia. Buscamos informar a los trabajadores de la salud sobre las necesidades de las personas trans, para conseguir la medicación adecuada, por ejemplo. Ahora ellos se han vuelto un gran apoyo. Las cosas mejoran, espero que en 20 años la gente sepa acerca de los problemas de los trans, que todo mejore. Hago un gran trabajo de defensa a través de Facebook y la comunidad crece. Recibo muchas preguntas y mensajes de apoyo.

Yo creo en Dios, pero no voy a la Iglesia

Como ya los problemas de relación con la policía y el sistema de salud han mejorado, ahora queremos ir más allá. Buscamos sensibilizar a los líderes religiosos. Ya tratamos: Hemos invitado a los líderes religiosos a un diálogo, pero cuando empezamos a hablar, todos ellos se retiraron.

Yo creo en Dios, soy una católica practicante, pero no estoy tan involucrada en la Iglesia. La última vez que traté de entrar a una Iglesia, los sacerdotes me miraban con disgusto. Desde entonces, decidí no volver a la Iglesia otra vez. Pero cuando estoy en casa, siempre rezo a Dios.

This entry was posted in Testimony. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *