Las Personas LGBT no deben ser una Moneda de Cambio Política o Religiosa en Polonia

La Iglesia Católica en Polonia busca distraer del escándalo de abusos

English / Spanish

En Polonia, el gobierno y iglesia Católica están incitando abiertamente al odio contra las personas de la comunidad LGBTQ, el arzobispo de Cracovia incluso los describió como la plaga del arco iris.

Nota: Este artículo fue publicado originalmente por Lisa Kuner el 12 de noviembre de 2020 en el periódico Frankfurter Rundschau *.

La retórica de odio contra las personas LGBTQ en Polonia se ha intensificado en los últimos años. Una de las razones es el partido gobernante PiS. Además, la Iglesia Católica institucional despierta también el odio. Para los cristianos queer en particular, esta es una prueba de fuego.

Artur Kapturkiewicz es trans y cristiano. Estos son dos conceptos que no van muy bien juntos en Polonia en este momento. Por su parte la Iglesia Católica rechaza la denominada “ideología de género” en un documento de política de la Conferencia Episcopal Polaca de agosto pasado, abogando también por las “terapias de conversación” y afirmando que las intervenciones para la reasignación de género son una “automutilación”. Kapturkiewicz, de 59 años, dice que ya de niño sabía que era un hombre: “Pero la vida era complicada”. No salió públicamente del armario durante la mayor parte de su vida; solo ha estado viviendo abiertamente con su esposo como hombre trans en Cracovia durante once años.

LGBTQ en Polonia: la retórica del odio se ha intensificado

En los últimos años, la retórica del odio contra las personas queer en Polonia se ha intensificado. Hay varias razones para esto: por un lado, al Partido Ley y Justicia que gobierna Polonia (Prawo I Sprawiedliwość, o PiS para abreviar) le gusta expandir su poder incitando contra las minorías. En 2015 fue hacía los refugiados y ahora es la comunidad LGBTQ. Por otro lado, la Iglesia católica está suscitando cada vez más odio, principalmente para encubrir la culpa del escándalo de abuso en sus propias filas: en 2019, el periodista polaco Tomasz Sekielski mostró en su documental Tylko nie mów nikomu (Español: No le digas a nadie) cómo se encubrió sistemáticamente allí el abuso sexual infantil.

Polonia: la Iglesia católica intenta encubrir la culpa por el escándalo de abusos

Karol Wilczyński, journalist and activist. © Lisa Kuner

El documental recibió una gran atención, con más de 23 millones de personas viéndolo en YouTube. En lugar de pasar por el proceso, la iglesia culpa a la comunidad LGBTQ por esto, usando el argumento de que existe una conexión entre la homosexualidad y la pedofilia porque se han abusado más niños que niñas. “La razón por la que se ha abusado de más niños es porque es mucho más probable que los sacerdotes tengan acceso a ellos”, dice Karol Wilczyński, periodista y activista. En Polonia, por ejemplo, todos los acólitos son hombres. Los hechos no impiden que Marek Jedraszewski, arzobispo de Cracovia, se refiera a la comunidad queer como “la plaga del arco iris”.

“Para mí está claro que las personas queer se están alejando de la iglesia”, dice Kapturwiewicz. “Pero no pierden la fe”. Al menos así es para él: aunque se encuentra principalmente con el odio de la Iglesia, puede sacar fuerzas de su fe. Por eso fundó la ONG Wiara i Tęcza (Faith and Rainbow) hace unos diez años. Por un lado, tiene como objetivo fomentar el diálogo entre la comunidad LGBTQ y la Iglesia, pero por otro lado, sobre todo, ofrecer un ambiente abierto y amigable para los cristianos queer y sus familias. En las reuniones, intercambian ideas sobre sus creencias y cómo lidian con su orientación sexual e identidad de género. Algunos pastores apoyaron el trabajo de Wiara i Tecza, pero hay más retrasos que avances en el diálogo con la Iglesia.

LGBTQ en Polonia: “Esto es censura”

No son solo las personas queer las que sienten el odio. Karol Wilczyński vive en Cracovia con su esposa. Dirige un blog sobre el Islam en Polonia. El año pasado publicó una entrevista con un profesor de teología de la Universidad de Cracovia en un portal católico sobre por qué no se debe intentar probar la homofobia usando la Biblia. Luego recibió llamadas telefónicas amenazadoras, el profesor casi perdió su trabajo y el texto fue retirado de la plataforma. “Eso es censura”, dice Wilczyński. No ha trabajado para medios católicos desde entonces.

El papel de los medios católicos en la situación polarizada en Polonia también se muestra en la emisora ​​de radio “Maryja”. La estación es tan popular como abiertamente racista y una de las principales fuentes de información para muchos polacos. Allí, el conocido padre Rydzyk se queja de refugiados, personas LBGTQ, mujeres actualmente o abortos y afirma que todos amenazan a la familia polaca. “La iglesia y el gobierno utilizan conscientemente estas tácticas de miedo para mantener su poder”, dice Wilczyński.

Odio contra las personas LGBTQ en Polonia: “La gente realmente cree que somos una amenaza”

Al menos parcialmente con éxito: “La gente realmente cree que somos un peligro”, dice tristemente Artur Kapturkiewicz. Todo esto le resulta muy difícil de soportar, en muchos niveles. “Me siento fatal”, dice en voz baja. En un momento dado, sigue siendo una mujer en los documentos oficiales. “Porque no quiero causar más dolor a mi esposo”, dice. Antes de una reasignación legal de género, tendría que divorciarse, de su pareja, a quien ama, porque los matrimonios entre personas del mismo sexo no son posibles en Polonia.

Artur Kapturkiewicz © Lisa Kuner

Por lo tanto, Kapturkiewicz siempre se presenta como Artur y Barbara: cualquiera que no quiera aceptarlo como hombre se dirige a él como mujer hasta el día de hoy. Además, la condena de la comunidad LGBTQ como pedófilo lo golpea especialmente. Es pediatra y tiene tres hijos. Por último, pero no menos importante, le duele que la iglesia no acepte su plan de vida. “Lo que está sucediendo es exactamente lo contrario de la fe cristiana”, dice. “Deseo que la iglesia nos trate a nosotros y a nuestras familias con amor y respeto, al igual que todas las demás personas”.

“Ser una persona LGBTQ y ser católico es imposible en Polonia en este momento”

En lugar de mejorar, la situación en Polonia se está volviendo cada vez más tensa. “Ser una persona LGBTQ y ser católico es imposible en Polonia en este momento”, dice la periodista Karol Wilczyński. Artur Kapturwiewicz lo ve de manera similar, hace unos dos años escribió una carta abierta a varios representantes de la iglesia explicando que ya no puede ir a los servicios católicos mientras la Iglesia Católica muestre tal rechazo hacia las personas queer, a pesar de que todavía cree en Dios. Por eso Kapturkiewicz no quiere perder la esperanza: “Creo que será mejor porque soy cristiano”.

Esta investigación fue realizada por Lisa Kuner y la Fundación Heinrich Böll proporcionó ayuda financiera.

Todos los textos, imágenes y otros materiales multimedia que aparecen en esta traducción son propiedad y copyright del autor y del periódico Frankfurter Rundschau.

This entry was posted in News/blog and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *