Católicos LGBT en el Día de Visibilidad Trans 2021

Dos hombres Católicos Transgénero de África y América Latina comparten con nosotros su testimonio en el Dia de la Visibilidad Trand 2021

English / Spanish

Thomars B es un hombre transgénero de Sudáfrica de 35 años y miembro del Ministerio LGBTI de la Iglesia Católica Holy Trinity.

Fui criado como Cristiano, Católico para ser precisos. Mi abuela en su vejez y mi madre hasta el día de hoy son Católicas devotas. Ellas inculcaron grandes valores cristianos y Católicos en mí y en mis hermanos. Ser Católico es una gran parte de lo que soy y todavía vivo mi vida de acuerdo con los principios Católicos.

Las cosas cambiaron un poco para mí cuando salí del armario como transgénero. A mi familia le costó mucho entenderme y aceptarme, especialmente bajo el argumento de que nunca debemos cuestionar a Dios y porque él nunca comete errores. Entonces, ¿Cómo era yo un cristiano diciendo que nací en el cuerpo equivocado y preguntándole a Dios el por qué? Luchamos mucho como familia. Incluso renuncié la religión en algún momento.

Dado un salto hasta el día de hoy, mi familia ya se ha recuperado. Me aman y me respetan como el Hombre Transgénero que soy. Ser cristiano, Católico, tiene que ver con el amor. Amar al prójimo sin juzgar, aceptar a las personas con todos sus defectos y peculiaridades, entender que es tarea de Dios juzgar y castigar. Todos fuimos hechos a su imagen, así que quién puede decir lo que soy no es a su imagen.

El padre Graham siempre solía decirme que “no hay nada malo en mí, y debería darle tiempo a mi familia para que se recupere, era solo una cuestión de tiempo”, tenía razón. También me dijo que “dejara que el amor me guíe”, que incluso mi respuesta a la discriminación de las otras personas también debería provenir del amor. Esto me ha ayudado mucho en mi viaje.

Hoy nuevamente digo que soy orgullosamente católico pero en mis propios términos, en mi propio entendimiento de la palabra de Dios. También porque la mujer que me dio a luz y me crió con tanto amor, todavía me ama a pesar de todo. Ella lucha por mí cuando la gente me atacaba por ser diferente. Porque hace una semana, me dijo que me ama y que si ser Thomars es lo mejor que me ha pasado, entonces debería ser Thomars con orgullo y no preocuparme por la gente. Siempre y cuando no lastime a otras personas y viva respetando los principios y valores que ella me inculcó.

Soy un miembro orgulloso del Ministerio LGBT de la Santísima Trinidad. Somos reconocidos y celebrados en la iglesia católica. Mi mejor amigo, el presidente de este ministerio, es un hombre gay orgulloso. Pertenecemos, tenemos voz, somos visibles.

Hoy, en el Día Internacional de la Visibilidad de las Personas Transgénero, celebro que ahora puedo ser tanto católico como transgénero, que no me veo obligado a elegir entre 2 cosas que son partes muy grandes e importantes de lo que soy.

Sebastian B es un hombre transgénero de Paraguay de 26 años y miembro de Cidel – Cristianos Inclusivos del Paraguay

Esta es la primera vez que relato mi historia al mundo. En mi caso, fue bastante difícil entender lo que me estaba pasando. No encajaba de acuerdo con los estándares y no entendía por qué. Hoy sé que soy un hombre transgénero, pero me tomó más de 15 años llegar a esa conclusión.

No sé en qué momento de nuestra primera infancia comenzamos a ser conscientes de las cosas y quiénes somos, pero desde entonces supe que había algo distinto sobre mí cuando lo comparaba con los otros niños de mi edad.

No voy a decir la típica frase “nací de una familia tradicional y religiosa”. Formé mi propia concepción de la fe, mi amor por Dios. Creo en Dios tanto como creo en el amor. Además, por eso me dolió tanto durante mi proceso porque cuanto más crecía, más creía que no cumplía con lo que Dios me exigía. Me enseñaron e hicieron creer en un Dios castigador.

Traté de salir del armario sin un análisis importante y sin tomar en cuenta a conciencia mis propios sentimientos y emociones. Creía que la definición más cercana a mi identidad de género era ser una mujer lesbiana cisgénero, estaba equivocado entonces. Esa definición estaba muy lejos de lo que soy. Cuando entendí quién soy realmente, un hombre transgénero, primero experimenté un dolor inmenso, pero luego no puedes imaginar el alivio que sentí. Cuando entendí el inmenso amor de Dios y que soy parte de Su creación. Hoy no puedo imaginar qué tipo de persona hubiera sido si Dios me hubiera hecho “normal”, posiblemente no entendería la diversidad, no tendría empatía, o no entendería que en el amor no existe maldad.

Hoy formo parte de la comunidad de Cristianos Inclusivos de Paraguay. Además quiero realizar algunos proyectos para apoyar a la comunidad trans en Paraguay. En mi país no hay reconocimiento de nuestra existencia, entonces es difícil acceder incluso a información sobre el tema y especialmente sobre el proceso de transición.

Me despido con el mandamiento más importante que Dios nos dejó: “Amarás a Dios sobre todas las cosas ya tu prójimo como a ti mismo”. Si el mundo aprendiera a vivir desde el amor, el mundo sería un lugar mejor.

This entry was posted in Spanish and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *