La GNRC declara: No hay contradicción entre ser una persona LGBTI y el llamado vocacional religioso

Chinese / English / Español / Français / Italiano / Portugues

Diciembre 8, 2016. Observamos una peligrosa regresión, respecto a los pasos previamente dados por el Papa Francisco, a favor de la inclusión de las personas LGBTI en la Iglesia. En el recientemente editado El Don de la Vocación Presbiteral (Diciembre 8, 2016), la Congregación para el Clero mantiene, con su lenguaje altamente discriminatorio, procedimientos a seguir para hombres no heterosexuales que ingresen a Seminarios y eventualmente se conviertan en sacerdotes (Paginas 78, 81 y 82).

Nosotros, La Red Global de Católicos Arcoíris (GNRC), permanecemos firmes por la inclusión y justica de los laicos LGBTI y sus familias en la Iglesia. También declaramos que todos los hombres y mujeres religiosos, que siguieron el llamado de Dios para dedicar su vida por la construcción de la Iglesia, merecen el mismo tratamiento. “Ha habido trágicos ejemplos, dentro de nuestra familia de la GNRC, donde algunos miembros que han estado previamente en seminarios, lamentablemente han tenido que renunciar a su vocación escogida una vez que su orientación sexual ha sido descubierta y, en algunos casos, sobre expuesta públicamente.”, afirma Ruby Almeida Co-directora de la GNRC y Directora de Quest (Inglaterra). “Una vez excluidos del seminario, estos creyentes hombres de fe homosexuales han sufrido de aislamiento, depresión y un inmenso sentido de perdida y confusión. Su plan de vida de seguir a Jesús ha sido destrozado por estas prácticas discriminatorias” indica.

Empujar a las personas LGBTI de la Iglesia, en lugar de ser tratadas con respeto y dignidad en virtud de su llamado vocacional, ha impuesto un tono oscuro y reaccionario. “La Iglesia afirma en muchos documentos que las personas LGBTI debieran vivir en celibato, sin la necesidad de expresar su sexualidad, aun cuando luego dice que el sacerdocio no es una alternativa. Este mensaje doble vinculante distorsiona la credibilidad de la Iglesia. No debemos tampoco olvidar el lenguaje de una seducción homo-erótica encubierta, respecto a una íntima y exclusiva relación entre el sacerdote y Cristo que la Congregación para el Clero utiliza varias veces en el documento,” explica el Dr. Michael Brinkschroeder Co-director de la GNRC y jefe de proyecto de Homosexuelle und Kirche (Alemania). “No se puede esperar el bienestar, de la salud spiritual y mental, para alguien cuando constantemente le indicas una forma de vivir construida desde el cierre de puertas y basada en mensajes contradictorios”, indica.

A pesar de que el nuevo protocolo publicado hoy se refiere particularmente a hombres homosexuales, crea un precedente para todos los LGBTI Católicos, “¿Qué pasa con una mujer lesbiana, bisexual, transgénero o intersexo? ¿Se supone que debemos seguir el mismo camino tortuoso? Lo que queremos ver y encontrar es un camino constructivo y significativo de vivir en el servicio a la Iglesia, una vez que descubrimos y deseamos vivir desde una vocación religiosa”, señala Ruby Almeida.

Muchas expresiones como “Tendencia Homosexual” y “Superada” (la Homosexualidad) son parte de la sección, la cual se relaciona a la anulación de la orientación sexual, que puede ser interpretada como una guía subliminal para una terapia reparativa. “El nuevo protocolo no respeta la integridad moral y spiritual de los candidatos gay al sacerdocio, pues intenta remplazar su propia conciencia por normas cuestionables de una jerarquía basada en un entendimiento mal informado de la homosexualidad”, concluye Michael Brinkschroeder.

Red Global de Católicos Arcoíris 2016

Sitio Web:     www.rainbowcatholics.org    Correo: rainbowcatholicsassembly@gmail.com

Twitter:         GNRCatholics                        Facebook:   GlobalNetworkofRainbowCatholics

La Red Global de Católicos Arcoíris (GNRC) se conforma de organizaciones e individuos que trabajan por el cuidado pastoral y justicia para personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, queer, e intersexuales (LGBTI) y sus familias. La red trabaja por la inclusión, dignidad e igualdad de esta comunidad en la Iglesia Católica Romana y la sociedad en general. La GNRC fue fundada en octubre del 2015 en la conferencia de Roma, “Los Caminos del Amor”, con 80 participantes de 30 países. A la fecha la GNRC representa a 25 grupos de católicos LGTBI, sus familias y amigos de todos los continentes.