Sermón: Atiende a mi Clamor

Por Susanne Andrea Birke el 2 de diciembre del 2017, durante la Segunda Asamblea de la GNRC, Bürgersaalkirche Múnich.

Chinese / English / Español / Française / German / Italiano / Portugues

Atiende a mi Clamor. Creo que todos y todas sabemos lo que significa no ser escuchados. Pedir que me escuchen una y otra vez y no tener ninguna reacción, a veces ni siquiera la oportunidad de hablar personalmente con quienes están en el poder, ha sido mi experiencia con la jerarquía superior de la Iglesia Católica Romana más de una vez. Me uní a un grupo (principalmente mujeres) en el último día de su peregrinación de San Galo a Roma para entregar una declaración respecto a que no se tomarán más decisiones sobre las mujeres sin mujeres. Ni siquiera había un funcionario del Vaticano para recibir a más de 400 mujeres y hombres. Los tres obispos y el abad, que celebraron la Eucaristía con nosotros, tampoco pudieron cambiar eso. Experimenté lo mismo a nivel local: el obispo de mi diócesis de origen, la diócesis de Chur, no ve la necesidad de recibir a representantes de los cristianos del arcoiris.

El silencio sobre la criminalización del amor y la sexualidad entre personas del mismo sexo y la horrible violencia contra la comunidad del arco iris en todo el mundo se sienten aún peor. Me está rompiendo el corazón una y otra vez, cuando pienso en quienes quiero y cómo tienen que vivir vidas en peligro día tras día. Este silencio es cruel y pecaminoso para mí. Y créanme, el pecado es una palabra que casi como teóloga y trabajadora pastoral nunca uso.

Entonces, cuando estaba reflexionando sobre esta situación de indiferencia, me vino a la mente la historia de la anónima mujer griega. Esta es la única historia, en la que Jesús tuvo que ser convencido de ayudar. La súplica de la mujer fue ignorada por él en un principio. Ella le pidió que sanara a su hija, mientras que Jesús había tratado de alejarse de la multitud, que lo seguía constantemente. La trató con dureza e incluso la insultó, comparándola a ella y a su hija con los perros. Ella no retrocede, sino que vuelve su argumento en su contra y lo derrota. No solo cambia el destino de su hija por esto, sino que también lo hace ver más allá de los límites establecidos. Aquí vemos a una mujer luchando con éxito por la inclusión y el trato igual para su hija. Vemos a un Jesús que está dispuesto a cambiar de opinión a causa de la súplica de una mujer.

Si el mismo Jesús cambió de opinión para incluir a alguien, a quien no tuvo en cuenta al principio, no veo ninguna razón para que la Iglesia no pueda hacerlo también. Seguiremos recordando a nuestra Iglesia y continuaremos demandando inclusión para todas y todos nosotros. Se nos ha prometido una vida en absoluta plenitud. Nuestra Iglesia necesita defendernos y asegurarse de que todos y cada uno de nosotros esté a salvo y no tenga que temer por él, ella, su vida o su seguridad. Como amiga y ex pareja de una persona nacida en Jamaica, definitivamente no puedo guardar silencio.

Vivir con ella a través de los temores en su país de origen, luego verla tener que partir, ya me ponía triste y enojada. Ver ahora, que aún no está segura en los EE. UU., no es mejor. Escuchar, cómo está siendo explotada y cómo abusan de ella en el trabajo, me hace sentir impotente, triste y enojada una vez más.

En todo este proceso de descubrimiento, la comunidad es vital. Me encanta la forma en que las comunidades del arcoiris celebran la vida y el amor en medio de la violencia y la humillación, sin negar el dolor, pero sin olvidar los regalos que se nos han otorgado. Estamos aquí trabajando, celebrando, orando, discutiendo, compartiendo alegrías y preocupaciones, y divirtiéndonos en un lugar seguro. A veces, incluso escuchándonos cuando hablamos. Nos fortalecemos con nuestra presencia, damos nuevas esperanzas. Podemos sentir que la promesa de advenimiento se está convirtiendo en realidad. El Viviente está justo en medio de nosotros. De esta manera, somos iglesia, siguiendo las enseñanzas de Jesús, mientras todavía esperamos que la promesa de advenimiento se vuelva real para nosotros en la Iglesia Católica Romana en su conjunto.

Pero a veces nos desafiamos también. No se trata solo de que la jerarquía católica romana tenga que escuchar nuestro clamor. Aunque compartimos mucho, no todas las personas enfrentamos las mismas dificultades. Tenemos que escuchar las causas justas en nuestra propia comunidad. Esto puede ser doloroso, pero es importante. Mientras me defendía de las discriminaciones que experimentaba, también aprendí mucho de las personas a mi alrededor que me pidieron que escuchara su causa. Mi ex pareja y amiga me permite ver el mundo a través de otros ojos. Pasé por experiencias de impotencia que no había tenido antes. No ser capaz de detener la discriminación racial y la arbitrariedad por parte de la policía fronteriza alemana, fue uno. Momentos como estos me dieron una idea de lo que ella estaba pasando día a día.

A veces pensaba que esto es soportar demasiado. Al mismo tiempo, era muy consciente de que, si bien podía elegir, mi ex pareja nunca podría hacerlo. Ella tenía que enfrentarse a todo, sin importar cómo se sintiera al respecto.

Pero también fue ella quien me habló sobre estos temas, lo que me ayudó a ver más. Aunque generalmente podemos identificarnos más con la mujer que tiene que discutir con Jesús, a veces nos encontraremos en el papel de los discípulos tratando de deshacerse de ella. O podríamos encontrarnos en el papel de un Jesús poco dispuesto a escuchar una súplica, que él no veía como asunto suyo. A veces podemos estar cansados ​​de todas las cosas que necesitan hacerse, queriendo nada más que un descanso. A veces podemos pensar, ¿por qué debería importarme ?, este no es el problema al que se supone que nos tenemos que enfrentar, esto no es importante. Pero si queremos construir una comunidad de apoyo, debemos tener en cuenta que algunas personas son más vulnerables que otras. Las mujeres transgénero de color están viviendo en un peligro aún mayor que las mujeres transgénero blancas. El acoso sexual o la vida como migrante pueden no verse como un tema que deba ser abordado por una red que se ocupe de cuestiones LGBTIQ +. Pero estas podrían ser solo causas que tenemos que escuchar y tratar.

Estoy profundamente agradecida por todo el trabajo realizado por todos nosotros tratando de hacer un camino juntos. Agradecida por todas las personas aliadas y el apoyo que encontramos. Agradecida de que podamos unirnos para escuchar y hablar, pavimentando una nueva forma de ayudar a que el reino prometido de Dios se haga realidad.

Entonces, escuchemos una vez más, lo que Pablo escribió en el año 54 a la comunidad en Corinto. En su carta, Pablo habla de esta comunidad y de que las personas en ella son santas, porque juntas forman el cuerpo del Mesías. Estas palabras también son para nosotros. Para nosotros, que estamos aquí juntos ahora, durante este servicio, la asamblea de la GNCR y las comunidades de donde venimos:

“Siempre doy gracias a mi Dios por ustedes y por la gracia que El les ha dado en Cristo Jesús. 5 Porque en El ustedes fueron enriquecidos de todas las cosas, tanto en palabra como en conocimiento, 6 Así se ha confirmado en ustedes el testimonio acerca de Cristo, 7 de tal manera que nada les falta en ningún don, mientras esperan la manifestación de nuestro Señor Jesucristo. 8″

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

3 Responses to Sermón: Atiende a mi Clamor

  1. Pingback: Predigt: Höre die gerechte Sache! | Global Network of Rainbow Catholics

  2. Pingback: Sermão: "Ouve o meu clamor, ó Senhor" | Global Network of Rainbow Catholics

  3. Pingback: Preach: Hear a Just Cause | Global Network of Rainbow Catholics

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *